Maria Antonieta Izaguirre, Las palabras y el cuerpo


Document du lundi 8 mars 2010

par  P. Valas

GIF - 3.6 ko
 

El encuentro entre las palabras y el cuerpo.
Maria Antonieta Izaguirre

El hombre piensa con la ayuda de las palabras. Y es en el encuentro entre esas palabras y su cuerpo donde algo se esboza.
J. Lacan. Conferencia en Ginebra sobre el smtoma

ace algunos aflos escuché a una enfermera contar una conversation sostenida con un nifio de unos diez aflos durante su guardia noctuma.

Este nifio, hospitalizado con frecuencia para diâlisis, esa noche no podîa dormir y se puso a conversar. Pregunta si ella tiene un lugar especial, ya que él tiene uno.

Ese lugar es algo que él piensa : un bosque poblado de animales que andan libres. Para llegar alla hay que atravesar un rio para limpiarse porque en ese lugar solo puede entrar si esta limpio. Ella que escuchaba —Reik dirîa con el tercer ofdo— anima al muchacho a desplegar todas sus ideas acerca de su enfermedad y el tratamiento.

Esta fantasia creada por este nifio pone de manifiesto que en el encuentro con lo real de ese ôrgano que no marcha, con el sufrimiento, hay algo atrapado en ese ir y venir de la sangre circulando en el proceso de diâlisis.

Este nifio ha hecho pasar algo a la palabra, a la simbolizaciôn, ha logrado temperar el goce y ha creado una fantasia que lo sostiene, en eso que se llama la realidad psfquica.

Esto es bastante mas de lo que se suele encontrar en nifios sometidos desde temprana edad a procesos dolorosos e inciertos en un mundo hospitalario. Agréguese a esto el lugar que estos mismos nifios ocupan en la subjetividad de sus padres, la manera como ha sido incorporado aquello que en el cuerpo no marcha bien en la historia de cada uno de ellos, en la historia familiar.

El peligro real que amenaza la vida del hijo provoca consecuencias comprensibles, a las que se agrega a menudo otro peligro que responde a una verdad inconsciente de uno o de ambos padres. Mas que otros nifios, aquellos que padecen defectos ffsicos y problemas somâticos, pueden encamar un objeto de goce para el Otro.

Algunos de estos nifios en el tiempo del encuentro con las voces afectuosas de los arrullos, de los cantos y los juegos que cada familia y cada cultura réserva para sus hijos pequefios, se topan con las palabras de los cuidados médicos, palabras testigos de los sufrimientos, dichas a la cabecera de su cama en el hospital, bajo el supuesto de que son chicos y no entienden.

En lugar del espejo que es el rostro del Otro y su mirada de reconocimiento estân los rostros enmascarados, las bâtas y los uniformes. En lugar de los dedos que inscriben la letra sobre su came, estân las agujas, los instrumentas, las barandas de métal, las ligaduras.

Esas palabras dichas a su alrededor durante hospitalizaciones sucesivas provocan angustia especialmente si se toma en cuenta la situation real : aislados, a veces amarrados para que no se arranquen el suero, âvidos de lo que escuchan, soportando el peligro de muerte.

A pesar del cuido y la solicitud que pueda rodearlos, nada viene a aliviar, a dar sentido al dolor de existir.

Mas tarde, cuando acuden a consulta vienen con una sintomatologi’a propia, si es que se puede generalizar : una gran discordancia entre la inmadurez fisiolôgica que los caracteriza y un discurso excesivo.

En estas palabras que los desbordan pueden escucharse los termines médicos. Recuerdo a un pequefio que en cuya catarata de palabras deshilvanadas se escuchaba algo que sonaba como « paca de algodôn », que aparecia sin sentido alguno.

No es extrafio que Rodolfo el nifio del que vamos a hablar hiciera un dibujo que lo representaba con el cuerpo lleno de agujeros. Las palabras, las intervenciones del Otro sobre ese ser vivo no habfan construido las zonas erôgenas sino agujeros como los de un colador.

Se trata de un caso tomado de la literatura anali’tica. El relato de su cura, se lo debemos a un analista francés, amigo nuestro, Patrick Valas. Edipo, regresa, /Estas perdonado !, es el tftulo del libro. Allf encontramos una demostracién de cômo este saber singular resultado de una cura se articula al discurso analid’co. La cura de Rodolfo se desarrollô a lo largo de algunos afios. Su proceso y el momento de la élaboration teôrica estân separados por mas de cuatro afios.

Valas la describe en très tiempos : el instante del secreto, el tiempo del fantasma y el momento de concluir.

En esta ocasiôn, y por la temâtica de esta jornada, destacaré algunos aspectos de esta cura, la cual se puede decir que se extiende desde el momento en que el niflo esta desaparecido como sujeto, hasta el momento en que, abrochada la metafora paterna, es decir, el pasaje por el edipo, el niflo asume el significante que lo représenta ante otro significante, nombre propio y apellido.

Con una variante, un término usado por el chico que es el de « aparecido » (phantome).

En este recorrido hay una transformaciôn de su presencia corporal, y el niflo abandona el desmadejamiento, la poca fortaleza, la inutilidad fi’sica, hasta arribar a ser un nifio de postura erguida, plantado en sus propios pies.

Este recorrido plasmado en su expresiôn grafica, uno de los medios usados por la asociaciôn libre, lo muestra desde el cuerpo lleno de agujeros (a), hasta el esquiador (b) y el barco de guerra (c), dos aflos después.

Hay algo que decir respecte a los dibujos. Los tomaremos por el lado de las significaciones que el nifio aporta en sesiôn.

Son jeroglificos que requieren de las asociaciones construfdas por el dibujante. No es el Otro quien le da un sentido, también el niflo, con el solo tftulo puede contribuir a su desciframiento.

En este recorrido Rodolfo se va a encontrar con la realidad sexual, la diferencia significante de los sexos ante la cual queda por hacer una élection, y también se encuentra con la imposibilidad de la complementariedad sexual.

Esta élection que lo conduce a la identification con el padre, es la inscription de un rasgo unario, e implicô un recorrido que va desde la séparation de la madré, cayendo del lugar en que estaba atrapado, el atravesamiento de sus « miedos » en el hospital que no es otra cosa que la

subjetivizaciOn de un goce moriïfero atrapado en un fantasma : niflo perdido y el de « la ley de penetrar en el culo », hasta dicha inscription. Separarse de la madré fue también separarse de este goce y asumirse como Rodolfo, un nifio con deseos de andar solo, quitarse los paflales, aprender a leer y escribir.
De este recorrido, apenas esbozado, queremos destacar dos momentos, en donde la intervenciOn del analista respondiendo al decir del niflo produjo un corte donde solamente habîa plenitud.

Veamos la primera sesiôn y sus efectos.
Rodolfo tiene cinco aflos y medio cuando, por consejo de la maestra de preescolar, lo traen a consulta analitica ya que esta prevé grandes dificultades escolares. Llega a la entrevista en los brazos de su madré.

« El nifio no sube la escalera ni hace nada solo » dice la madré. Viene con su esposo, padre del nifio quien apenas habla. La madré habla del nifio como frâgil y dice que todavîa necesita paflales. El relate de la madré résume la vida de Rodolfo en un vago recuento médico. Hospitalizado desde el nacimiento, se le extirpé un rifiôn. Los médicos pensaban que no se salvaria. Agrega : « si me separo de él se enferma ».

Muy pequefio para su edad, su rostro, describe Valas, aùn tiene rasgos fetales, parece un nifio de dos afios y medio. Sus gestes desordenados, traducen un cuerpo en pedazos, incoordinado, tal como se ve en nifios pequeflos.
 
romuald 2
 
Excitado, Rodolfo garabatea con las dos manos, grita y habla como para si, en voz alla, mientras los padres hablan. Se escucha una frase :

"Donde esta él ?

Quéeseso ?

Yosoy un niflo perdido".

A este que se escucha el analista responde : « El esta allî para encontrarse ». En el garabato que ha hecho, mirândolo bien, puede verse a un niflo (d).

10

(a) Autoretrato. El niflo lleno de agujeros.

El analista le solicitait que se quede, mientras los padressalen.

Nifio : ipor que ?

Valas : por el secreto.

N : iqué es el secreto ?

V : el secreto es una cosa que alguien sabe y que los otros no saben.

N : itengo un secreto ?.

V : seguro.

N : itienes ni un secreto ?

V:si

N : ime lo dices ?

V : …

N : yo no te lo digo.

De inmediato pide irse con sus padres.
Los efectos que siguieron a esta intervention podemos resumirlos asf :

1.- En la prôxima sesiôn, con incoherencia, cuenta la historia de Pulgarcito y hace un dibujo : un nifio sin brazos separado de sus padres.

2.- Dibuja « el secreto de la lagartija de la cola cortada ». Recuérdese que a Rodolfo le extirparon un riflôn antes del afio.

3.- Luego hablarâ del bébé con pafiales, y de la dama quien no sabe si es nifio o si es nifia, y termina siendo los dos. Para luego dibujar un seflor y una sefiora con un gran vientre.

4.- En una sesiôn posterior hablarâ de su miedo y angustia para terminar dibujando a la marna con el bébé en el vientre que no sabe si es nifio o si es nifia. Este dibujo solo puede verse como respuesta a la sesiôn anterior, en el sentido del nifio como pêne completando a la madré, lo que hace problemâtico la sexuaciôn del nifio y lo déjà lleno de angustia

5.- En la prôxima sesiôn agrega : « en el vientre no hay nombre », para dibujar su autoretrato y su nombre referido a la imagen del cuerpo.

6.- En la siguiente sesiôn la madré se quejarâ de la ausencia de mejoria en la escuela y que no puede quitarle los pafiales. El nifio que la escucha trata de dar una explicaciôn : « Tengo ganas de ser bébé en mi corazôn, pero yo no tengo ganas de ser bébé ». Esto aclara su posiciôn sintomâtica. « Ya me siento mejor y me siento mal ». La madré le responde diciéndole que él ha estado hospitalizado por su bien. El nifio le dice a la madré, entre otras cosas, que quiere que ella muera. La madré, por supuesto, le dice que es un nifio malo.

Cuando la madré sale de la habitation, el nifio dice :

« Marna habla en negaû’vo » y dibuja un ârbol en négative.

"Como respira ?

i Como pierde las hojas ?

Valas piensa que esto sugiere un negativo fotografico que evoca las radiografias.

Asf se lo dice y el nifio asiente. Valas le pregunta si él quiere que escriba al hospital para saber la historia.

Veamos la primera intervention.

Se puede puntuar un momento estructural.

El secreto evoca al inconsciente, la libertad de disimular. El nifio pequefio sometido al adulto de quien vienen las palabras, crée que ese adulto lo sabe todo.

Que pueda tener un secreto, que pueda ocultar, encubrir su pensamiento, que pueda decir no, es una primera forma de independencia muy importante.

Por otra parte, para este nifio cuya intimidad ha sido invadida por sus cuidadores, en especial la madré que lo dejaba en « él no hace nada solo », una intervention como esa produce un corte que da lugar a una ubicaciôn estructural, en este caso construyendo la posibilidad del dentro-fuera, que a su vez permite la renovaciôn de la opération de aliénation y la vi’a de la séparation, operaciones lôgicas de la causaciôn del sujeto.

Segunda intervention.
 
romuald 3
 

Se opéra un efecto : distinguir su enfermedad ffsica de su enfermedad en tanto fijada al sinioma de su relaciôn con la madré. Conocer la historia médica, que describfa intervenciones quinîrgicas a las très semanas de nacido y a los seis meses.

Sin duda en esa historia médica se articula el fantasma de « el niflo perdido » y ese otro fantasma que se evidencia a los largo de la cura : « la ley de penetrar por el culo ».

Este ûltimo testimonia su sujétion al discurso médico que lo situa en una relaciôn especffica y dolorosa a la ley del deseo del Otro, vivida en el modo de una intrusion corporal traumatizante.

Este fantasma fija a su vez el si’ntoma que résulta de su relaciôn con la madré. Rodolfo es el objeto que aûn no ha pasado por la signification fâlica de esta madré que asf lo pénétra y lo posée en una opération cristalizada por la cirugfa, trente a un padre mero espectador.
 
romuald 2
 

El recorrido analîtico para este nifio pone en juego otra forma de relaciôn de las palabras con el cuerpo.

VALAS, Patrick. Oedipe, reviens, tu es pardonné. Point Hors Ligne. Paris, 1984

LACAN, Jacques. El Seminario, Libro XI, Los cuatro conceptos fondamentales del Psicoanâlisis. Paidos. Barcelona, 1989.
 

logogriphe
 

12


Documents joints

Word - 2 Mo

Navigation

Articles de la rubrique